La realidad de la vida se opone a la idea de una evolución

Michael Behe:

“Al ir en aumento el número de sistemas biológicos de complejidad irreducible que carecen de explicación, nuestra confianza en que se ha satisfecho el criterio darwiniano de fracaso se dispara hasta las más altas cotas que permite la ciencia.”

Fuente: La caja negra de Darwin: el desafío bioquímico a la evolución. Michael Behe, 2006. Pág.39,40

El estudio de la célula nos lleva a creer en la existencia de diseño en la vida

“El resultado del conjunto de estudios sobre la célula —estudios de la vida a nivel molecular— es un alegato claro y resonante a favor de que hubo diseño. El resultado es tan inequívoco y tan significativo que debe catalogarse como uno de los grandes logros en la historia de la ciencia. Es de la categoría de los descubrimientos de Newton y Einstein, Lavoisier y Schrödinger, Pasteur y Darwin.”

Fuente: La caja negra de Darwin: el desafío bioquímico a la evolución. Michael Behe, 2006. Pág.232,233

Cada vez tenemos más evidencias de que la vida, a nivel molecular, requiere un diseño previo y cada vez tenemos menos evidencias de que hubo una evolución

Canal Youtube: Tv Makenzie
Publicado el 25 oct. 2012

Complejidad irreductible

“Por irreduciblemente complejo me refiero a un único sistema compuesto por varias partes que interactúan bien y que contribuyen a la función básica, en donde la eliminación de cualquiera de las partes hace que el sistema deje de funcionar efectivamente”.

Fuente: La caja negra de Darwin: el desafío bioquímico a la evolución. Michael Behe, 2006. Pág.39

Ha aumentado la percepción de la complejidad de la vida, pero no su explicación

“Más de 30 años de experimentación sobre el origen de la vida en los campos de la evolución química y molecular han conducido a una mejor percepción de la inmensidad del problema del origen de la vida en la tierra más que a su solución. En la actualidad, todas las discusiones sobre teorías principales y experimentos en ese campo terminan en estancamiento o en una confesión de ignorancia.”

Fuente: La caja negra de Darwin: el desafío bioquímico a la evolución. Michael Behe, 2006. Pág.168

Hoy en día la evolución molecular darwiniana no tiene fundamento científico

“La evolución molecular no tiene fundamento en la autoridad científica. […] Hay aseveraciones de que tal evolución ocurrió, pero ni una sola de ellas cuenta con el apoyo de experimentos o cálculos pertinentes. Como nadie conoce la evolución molecular por experiencia directa, y como no hay ninguna autoridad en la cual basar las afirmaciones de conocerla, puede decirse francamente que […] la aseveración de la evolución molecular darwiniana no es más que una fanfarronada.”

Por causa de la propaganda es difícil separar entre hecho y conjetura

¿Todo sobre la vida puede encajarse dentro de la teoría de la evolución darwiniana? Debido a que a los medios de comunicación más populares les gusta publicar historias sensacionalistas, y debido a que a algunos científicos les gusta especular hasta donde sus descubrimientos puedan llegar, se ha vuelto difícil para el público hacer la separación entre el hecho y la conjetura.”

Fuente: La caja negra de Darwin. Michael Behe, Touchstone, 1996. Pág.5
Michael Behe
(Pensilvania, EEUU, 1952)
Bioquímico
Profesor de bioquímica en la Lehigh University en Pensilvania
Senior fellow del Center for Science and Culture del Discovery Institute.
Autor de Darwin’s Black Box: The Biochemical Challenge to Evolution (La caja negra de Darwin: el desafío bioquímico a la evolución)

Reseña al libro Darwin’s Black Box (La caja negra de Darwin)

“Prácticamente todos los científicos serios aceptan la verdad de la teoría de la evolución de Darwin. Si bien la lucha por su aceptación ha sido larga y difícil, después de un siglo de lucha entre los conocedores, la batalla ha terminado. Los biólogos ahora confían en que sus preguntas restantes (tales como de qué manera comenzó la vida en la Tierra, o cómo la explosión cámbrica podría haber producido tantas especies nuevas en tan poco tiempo) encontrarán respuestas darwinianas. Ellos, como la mayoría del resto de nosotros, aceptamos la teoría de Darwin como verdadera.

¿Pero debemos hacerlo? ¿Qué sucedería si encontramos algo que desafiara radicalmente la sabiduría ahora aceptada? En La caja negra de Darwin, Michael Behe ​​sostiene que la evidencia de los límites de la evolución ha estado justo debajo de nuestras narices, pero es tan pequeña que solo recientemente la hemos podido ver. El campo de la bioquímica, comenzado cuando Watson y Crick descubrieron la forma doble helicoidal del ADN, ha desbloqueado los secretos de la célula. Allí, los bioquímicos han descubierto inesperadamente un mundo de complejidad liliputiense. Como lo demuestra Behe, usando los ejemplos de la visión, la coagulación de la sangre, el transporte celular y más, el mundo bioquímico comprende un arsenal de máquinas químicas, compuesto por partes finamente calibradas e interdependientes. Para que la evolución darwiniana sea verdadera, debería haber habido una serie de mutaciones, cada una de las cuales debería de haber producido su propia máquina de trabajo, que condujo a la complejidad que ahora podemos ver. Cuanto más complejas e interdependientes sean las partes de cada máquina, más difícil es imaginar los cambios graduales de Darwin. Behe ​​examina la literatura científica profesional y muestra que existe un absoluto silencio sobre el asunto, obstaculizado por la elegancia del fundamento de la vida.

“Michael Behe ​​no es creacionista. Él cree en el método científico, y no mira al dogma religioso para obtener respuestas a estas preguntas. Pero argumenta persuasivamente que las máquinas bioquímicas deben haber sido diseñadas, ya sea por Dios o por alguna otra inteligencia superior. Durante décadas la ciencia se ha frustrado, tratando de reconciliar los sorprendentes descubrimientos de la bioquímica moderna con una teoría del siglo XIX que no puede acomodarlos. Con la publicación de Darwin’s Black Box, es hora de que los científicos no dejen de considerar nuevas y emocionantes posibilidades, y que el resto de nosotros podamos observar de cerca”.

Fuente: reseña del libro Darwin’s Black Box: The Biochemical Challenge to Evolution
Imagen de Michael Behe: extraída de la conferencia en “Pesquisa Mackenzie em Ciência, Fé e Sociedade”, Sao Paulo, organizada por la UNIVERSIDADE PRESBITERIANA MACKENZIE. 05/05/2017

2 thoughts on “La realidad de la vida se opone a la idea de una evolución

  1. Los “científicos” aceptan sin más ni más: 1) El origen del universo por el Big bang, pero suponen una partícula inicial sobre la cual no dan ninguna explicación. Si no hubo Creador, entonces se hizo a sí misma, lo cual es imposible y 2) La evolución, idéntica al caso anterior: Suponen una célula inicial sin dar ninguna explicación sobre su origen. Desde muy niño aprendí algo: La vida no brota, la vida se transmite. Gloria sea a Dios.

  2. Los científicos sacan conclusiones sin ninguna base en 1) El Big Bang, donde suponen una partícula inicial sobre la cual no dan explicación. ¿Fue creada o se hizo a sí misma? y 2) La evolución: Idéntica al caso anterior, parten de una célula para imaginar un desarrollo imposible. Desde niño aprendí algo: La vida no brota, la vida se transmite. Gloria al Señor.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.